Sailcargo Inc. enseñó a pescadores de comunidades locales en Costa Rica a fabricar sus propios botes ecológicos

Durante el mes de marzo, Sailcargo Inc. realizó su primera edición del Curso de Construcción Naval Ecológica y Sustentable. El curso estuvo orientado a los pescadores locales de la comunidad de Costa de Pájaros, en el cantón de Puntarenas, Costa Rica.

Estudiantes trabajando en la construcción de la embarcación.

El objetivo del taller fue brindar a las comunidades locales los conocimientos necesarios para construir sus propios barcos de madera, utilizando técnicas de construcción naval sostenibles, con bajo impacto ambiental y dentro de un presupuesto limitado. Estos conocimientos son de vital importancia para las comunidades, no solo de Costa Rica, sino de toda América Central. La región no solamente es rica y diversa en su naturaleza y su cultura, sino también es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático y las poblaciones, en gran medida, dependen de los recursos del mar.

El taller de construcción naval fue impartido por el maestro constructor naval Bert Van Baar, quien en conjunto con el equipo del Astillero Verde de Sailcargo Inc., desarrolló un concepto sencillo para enseñar a las comunidades locales de América Central a construir sus propios barcos de madera. El taller fue planteado para un grupo reducido, de manera de responder a las necesidades de cada uno de los asistentes. En total, asistieron 6 personas, todos pescadores de la zona de Costa de Pájaros y miembros de Cama Pez, una organización local cuya función es promover la pesca artesanal responsable, limpia y sostenible en aras de mantener los océanos ricos y saludables.

Los resultados

El primer resultado del taller fue la construcción de una embarcación apropiada tanto para la industria de la pesca artesanal como para el transporte inter-isleño y la navegación deportiva y recreativa. La embarcación utiliza energía renovable de dos tipos para su propulsión: viento y motores eléctricos. Pero, además, el uso de materiales sostenibles y ecológicos generó una consciencia ambiental sobre los impactos de la navegación, que no solo se encuentran en el tipo de energía con el que se impulsan los barcos, sino también los materiales con los que están fabricados. Así, la construcción en serie de embarcaciones de fibra de vidrio tiene impactos perjudiciales, no solo sobre el ambiente, sino también sobre la salud humana.

La cuestión de la energía también es de vital importancia en el transporte marítimo. La embarcación construida ofrece una alternativa a los combustibles fósiles, ya que utiliza un modelo impulsado por energías renovables.

Los asistentes al taller se llevaron una serie de valiosos aprendizajes sobre la navegación desde una perspectiva sostenible. Aprendieron a aplicar principios holísticos y ecológicos a la construcción de barcos de madera y la diferencia entre lo que es un manejo de recursos sostenible y no sostenible. Aprendieron las bases para la construcción de embarcaciones de madera y entendieron la importancia del uso de este material en la construcción naval. Asimismo, se llevaron sólidos conocimientos sobre del uso y la importancia de sistemas de propulsión renovables, en este caso viento y velas y motores eléctricos. Finalmente, como fue un taller orientado a lo práctico, los estudiantes se familiarizaron con el uso de las herramientas eléctricas y los manuales necesarios para la construcción del bote, así como de las medidas y procedimientos de seguridad para su uso.

Al respecto, Manrique Álvarez, presidente de CAMAPEZ, mencionó: “Tuvimos una experiencia única y enriquecedora. Disfrutamos mucho al compartir con los compañeros durante los días del curso y nos beneficiamos enormemente de la sabiduría del maestro”.

Manrique Álvarez y Paolo Ramírez

Un proceso colaborativo

El modelo de barco que se construyó en el taller fue desarrollado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se trata de un modelo diseñado específicamente para el transporte inter-isleño que cuenta con un manual de instrucciones del tipo “paso a paso” para su construcción. El material con que se fabricó fue madera de ciprés (Cyprusses lusitanica) proveniente de una plantación exótica que se encuentra ubicada en Monteverde, aproximadamente a sesenta kilómetros del astillero. Además, se utilizaron los retazos provenientes de la construcción del buque “Ceiba”. El resultado fue un bote de casi 6 metros de eslora valorado en aproximadamente $2,500 dólares.

Cuando terminamos la embarcación y empezamos a navegar, me embargó un sentimiento de nostalgia al recordar que esta era la manera en que se construían los barcos en el pasado. Descubrí que esas técnicas artesanales no sólo generaban mejores barcos sino también que eran más amigables con el ambiente. Todos retrocedimos en el tiempo para constatar que este estilo de construcción es mucho más ecológico que los tradicionales de hoy en día”, comentó Manrique Álvarez.

El maestro Bert Van Baar, ingeniero naval holandés de 66 años, que recientemente se retiró de su profesión como docente de construcción naval, estuvo a cargo del proceso de construcción. Maestro le llaman, no solo por su vasta experiencia en ingeniería naval, sino también porque es un educador, porque encontró su vocación en el arte de la enseñanza. Así, se desempeñó como docente en una escuela Montessori durante 24 años. Desde hace 15, Bert dirige su propia escuela de construcción naval, en donde ya ha construido junto a sus alumnos más de 70 embarcaciones.

El maestro e ingeniero naval Bert Van Baar

El barco que se construyó durante este primer taller será utilizado para dar cursos de navegación a vela y como ejemplo para futuros cursos de construcción naval. Travesías y clínicas de navegación serán ofrecidas periódicamente a los estudiantes y a la comunidad local.

Pero el mejor resultado, en palabras de Lynx Guimond, organizador del taller, tuvo que ver con los estudiantes. “Mi parte favorita fue ver el entusiasmo y las ganas con que los estudiantes becados trabajaron durante el curso del taller. El orgullo con que pusieron ese bote en el agua se podía ver en sus caras. Navegaron toda la tarde de ese último día, terminaron muy cansados, pero profundamente satisfechos por el trabajo realizado”.

Organizadores

La Asociación del Astillero Ceiba del Mar (ASEMAR) está ubicada en Punta Morales de Chomes, Puntarenas, Costa Rica y es una asociación sin fines de lucro. Su misión es proveer una plataforma educacional y apoyo necesario para organizaciones y sistemas regenerativos, enfocándose en la construcción sustentable de embarcaciones y transporte marítimo. ASEMAR espera proveer y desarrollar una plataforma de trabajo a largo plazo en conjunto con la comunidad local, proveyendo el espacio, los materiales, las herramientas y el conocimiento para construir más buques de este tipo, estimulando así la economía local al desarrollar un modelo de negocio participativo.