Presentación de la “Declaratoria Gran Chaco Resiliente” y conclusiones del IV Encuentro Mundial del Gran Chaco

El IV Encuentro Mundial del Gran Chaco, EMCh+10, que tuvo lugar en Salta, Argentina, los pasados 15 y 16 de octubre, se inauguró con una consigna: gestar las bases para que las y los gobernantes consoliden la agenda del Chaco a partir de los aportes de toda la sociedad. Bajo esta consigna se daba a entender que las problemáticas del Gran Chaco deben resolverse a partir de procesos colaborativos e inclusivos, que son los que están dando los mejores resultados para dar respuesta a las necesidades más urgentes de la región. Este cuarto encuentro reunió a todos los pueblos chaqueños de Argentina, Bolivia y Paraguay y por primera vez tuvo la participación de una delegación de Brasil, que se sumó para compartir sus experiencias e iniciativas. Este es un paso más hacia la consolidación de una agenda chaqueña inserta no solo en la región sino también en el mundo.

La inauguración estuvo a cargo de Pablo Frere y contó con la participación Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, Robert Ruiz, subgobernador de Villa Montes, Darío Medina, gobernador de Boquerón, José Quecaña, autoridad del Gran Chaco Boliviano y Mashur Lapad, senador por la provincia de Salta.

Ceremonia de inauguración del Encuentro Mundial del Gran Chaco. De izquierda a derecha: José Quecaña, autoridad del Gran Chaco Boliviano; Robert Ruiz, subgobernador de Villa Montes, Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, y Mashur Lapad, senador por la provincia de Salta.

Mashur Lapad se refirió a la importancia de la presencia de instituciones de la sociedad civil, al afirmar que “las organizaciones sociales tienen que ser garantes para que se cumplan los compromisos en la región”. Por su parte, José Quecaña hizo un fuerte llamado a los gobiernos: “Los gobernantes tienen que mirar al Chaco, no para saquearlo, sino para darle vida”. Además, puso énfasis en la necesidad de integrar a las personas que conocen el Gran Chaco de primera mano en la coordinación de las actividades y las acciones que se propongan desde los gobiernos. Juan Manuel Urtubey destacó la necesidad de incluir la agenda del Chaco como parte integral de las políticas públicas de la región, adoptando una perspectiva de género y de inclusión de los pueblos indígenas.

La inauguración tuvo una ronda de preguntas a representantes de instituciones como Fundación Avina, Redes Chaco y el Colectivo de Mujeres. Fernanda Ferreira, de Fundación Avina, presentó la Declaratoria “Gran Chaco Resiliente”, un instrumento para la promoción de acciones en favor de la adaptación al cambio climático que busca reunir a todas las organizaciones sociales con compromisos en la región. El objetivo es convocar a las organizaciones a unir fuerzas detrás de un mismo objetivo y una visión común, aglutinar compromisos, visibilizarlos y trabajar en forma mancomunada para multiplicar los impactos, una necesidad que hoy se ha convertido en una urgencia para la región. Además, estuvieron presentes representantes de organizaciones como Gran Chaco Proadapt, Redes Chaco, SedCero, el Colectivo de Mujeres y muchas otras que trabajan en el territorio del Gran Chaco.

El Encuentro se organizó en torno a una serie de mesas de trabajo en simultáneo que trataron diferentes temáticas críticas para el desarrollo del Gran Chaco: Economía Chaqueña, Agua, Conservación, Cambio Climático, Cuencas Pilcomayo y Bermejo y Género.

Oportunidades y desafíos para el Gran Chaco: Las conclusiones del Encuentro y la agenda de trabajo para el próximo año

El Encuentro Mundial del Gran Chaco culminó con una serie de propuestas y ejes que cada mesa elaboró a lo largo de las dos jornadas de trabajo. Una consigna estuvo muy presente a lo largo del encuentro y se manifestó en las conclusiones: para multiplicar los impactos es imprescindible trabajar de forma colaborativa. Y esto es mucho más que un mantra: los proyectos de SedCero y el Monitoreo del río Pilcomayo son apenas dos ejemplos del enorme éxito que pueden tener los proyectos que involucran a todos los actores de la sociedad.

Las conclusiones del Encuentro

El Gran Chaco requiere acciones urgentes e integrales: la adaptación es un elemento clave para la supervivencia de la región. Los pueblos están realizando acciones de cara a construir comunidades resilientes y a conservar el bioma chaqueño y se llevarán todas las experiencias compartidas para implementarlas, replicarlas y mejorarlas en cada comunidad. El próximo Encuentro Mundial del Gran Chaco será en Boquerón, Paraguay, y allí se espera compartir los resultados que se han planteado en este encuentro y encontrar más puntos de convergencia, para que la agenda del Gran Chaco se expanda no solo por América Latina, sino por el mundo entero.